Reciclaje por incentivo

El Grupo Municipal de Podemos, al amparo de lo dispuesto en el artículo 72 del Reglamento Orgánico del Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Almería y conforme a lo establecido en el artículo 97 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, presenta para su debate y aprobación, si procede, la siguiente

 

“MOCIÓN PARA FOMENTAR EL RECICLAJE DE ENVASES MEDIANTE LA INSTALACIÓN DE MÁQUINAS DE RECICLAJE POR INCENTIVO”

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

Desde el año 1984, una pionera Suecia puso en práctica el sistema de reciclaje SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases), para gestionar de manera más eficiente el reciclaje de envases de un sólo uso, principalmente, tales como botellas de plástico PET y latas de bebidas (acero y aluminio). 

Años más tarde, en 2003, Alemania, también modificó su legislación vigente sobre el reciclaje de envases e implantó el sistema de depósito, devolución y retorno de envases. Hoy día, en Europa, son varios los países que han adoptado este sistema para incentivar el reciclaje, estando en vigor el sistema SDDR en Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Croacia, Estonia, Lituania y Alemania.

La práctica, en muchos países y regiones a nivel internacional, concienciados con la gestión responsable de residuos, ha llevado a que la tasa de reciclaje de envases ligeros PET y latas se sitúe en torno al 98%. 

Los datos de reciclaje y reutilización de residuos en España sigue estando a años luz de otros países Europeos. En su gran mayoría, la basura municipal sigue tirándose en vertederos: según las últimas cifras publicadas por Eurostat, en 2017, sólo se recicló el 33% de todos los residuos urbanos, mientras que más de la mitad se descartó en vertederos. Los datos han generado alerta en Bruselas, pues están lejos de coincidir con el objetivo europeo de reciclar para 2020 la mitad de toda la basura generada por hogares y pequeñas empresas.

Si queremos revertir estos datos debemos, por tanto, buscar fórmulas alternativas para fomentar y aumentar la tasa de reutilización y reciclado de residuos, así como también tratar de reducir el número de toneladas de residuos plásticos y de metal que termina en los vertederos.

El 14 de marzo de 2017, en Estrasburgo, el Parlamento Europeo adoptó una resolución final sobre las enmiendas planteadas en las directivas de la UE sobre residuos, votando a favor de incrementar los porcentajes de reciclaje. Se trata de nuevos pasos para avanzar hacia el residuo cero.

La directiva europea 2008/98/GE, sobre residuos establece como objetivo en 2030 por parte de la UE, que el 80% del material de empaquetado (papel y cartón, plástico, vidrio, metal y madera) sea reciclado. Objetivo muy alejado de los porcentajes actuales que se dan en España. 

En la gráfica siguiente podemos observar como España sigue suspendiendo en gestión de residuos puesto que más de la mitad de la basura municipal se sigue tirando en vertederos.

Si atendemos a la gráfica sobre la tasa de reciclaje media de los países miembros de la Unión Europea, observamos como nuestro país se sitúa en el arco inferior, estando muy alejada de países como Eslovenia o Alemania, donde el cómputo total de reciclaje y reutilización de todo tipo de residuos (no sólo envases de un sólo uso), supera la tasa del 60%.

Los datos no mienten, por tanto, nuestro grupo municipal considera que la implantación de métodos innovadores y alternativos de recogida selectiva de envases de un solo uso, es clave para alcanzar una mayor sostenibilidad, promoviendo a su vez la reutilización del mayor número posible de envases, así como darle una segunda vida, ahorrando energía y dinero en la producción de estos envases y allanando el camino para alcanzar una política de residuo cero en un futuro próximo. Política que va acorde con las pautas marcadas por la legislación europea y las directrices que se deberán de adoptar en un futuro próximo.

Como somos conscientes de que la legislación española no contempla el sistema SDDR, lo que nosotros proponemos es sencillo: aumentar la tasa de reciclado de envases de un solo uso mediante un incentivo al consumidor gracias a las máquinas de vending inverso.

El sistema es fácil: el cliente deposita el envase en la máquina y, dicha devolución, es incentivada en forma de dinero, ticket descuento o puntos acumulativos a la persona que los deposita. De ésta manera, además de incentivar el reciclaje, creando a su vez conciencia social sobre la importancia de gestionar eficazmente los envases de un solo uso, también se premia a quien recicla y se seleccionan muchísimo mejor estos residuos.

Este tipo de máquinas está expandiéndose por la geografía nacional y ya son numerosos los Ayuntamientos que han instalado máquinas de vending inverso para aumentar las tasas de reciclaje de los envases de un solo uso. Recientemente encontramos la adhesión a este sistema por parte del Ayuntamiento de Valencia. 

La conciencia social está aumentando en los últimos años, por lo que ya son numerosas las empresas que ofrecen métodos responsables de reciclaje selectivo de envases gracias a las máquinas de vending inverso. Y con precios muy competitivos por la instalación de estas máquinas, bien pudiéndose comprar o alquilar durante un período determinado de tiempo.

Nuestro Grupo Municipal se ha puesto en contacto con distintos colectivos de la ciudad tales como asociaciones ecologistas, asociaciones de vecinos y comerciantes para conocer su posición sobre este sistema y, la acogida, no ha podido ser más positiva. Es una medida que incluso la propia Universidad de Almería estaría dispuesta a adoptar, e instalar una de estas máquinas de vending inverso en el campus de la UAL para fomentar el reciclado entre la comunidad universitaria, una comunidad con un altísimo porcentaje de consumo de este tipo de envases de un solo uso como botellas de plástico y latas. 

Por todo ello, y en virtud de lo expuesto, el Grupo Municipal de PODEMOS insta al Pleno del Ayuntamiento de Almería a adoptar los siguientes

 

ACUERDOS

 

Primero: Estudiar la viabilidad para implementar máquinas de reciclaje por incentivo en puntos estratégicos de la ciudad con alto tránsito de gente, tales como mercados de abastos, la universidad o centros comerciales.

Segundo: Fomentar la concienciación sobre la importancia del reciclaje de envases de un solo uso ideando sistemas de incentivos a quien recicla, premiando mediante tickets descuento en comercios adheridos al sistema, o tokens (puntos acumulativos) para canjear por espectáculos organizados por el Ayuntamiento o abonos transporte. Fomentando así también la cultura y el uso del transporte público urbano.

Tercero: Realizar convenios marco de colaboración entre asociaciones de comerciantes y el Ayuntamiento para la instalación de estas máquinas en mercados de abastos, supermercados y centros comerciales, siendo los propios comerciantes quienes ofrezcan descuentos a quien recicla y se incentive también el comercio de proximidad.