Stop Toallitas al WC

El Grupo Municipal de Podemos, al amparo de lo dispuesto en el artículo 72 del Reglamento Orgánico del Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Almería y conforme a lo establecido en el artículo 97 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, presenta para su debate y aprobación, si procede, la siguiente:

“MOCIÓN PARA FAVORECER LA CONCIENCIACIÓN SOBRE EL PELIGRO QUE SUPONE UN RESIDUO COMO LAS TOALLITAS HIGIÉNICAS DESECHABLES”

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La utilización masiva de toallitas húmedas en los hogares de Almería está provocando la acumulación de fibras y tejidos en las tuberías de saneamiento y, en consecuencia, averías por atascos, bloqueos, roturas internas por calentamientos, etc. en las conducciones y en los equipos de bombeo encargados de impulsar el agua residual hacia la planta depuradora.

Arrojar toallitas al inodoro resulta totalmente contraproducente, ya que no se descomponen en contacto con el agua como la celulosa de la que está hecho el papel higiénico.

Estos tejidos se van acumulando con más residuos de la red como compresas, preservativos o bastoncillos de oído, también arrojados incorrectamente al váter, aumentando su tamaño hasta el punto de provocar atascos en las conducciones de alcantarillado y, en caso de llegar a las estaciones de impulsión, el bloqueo de las bombas, ya que no pueden aspirar.

La Asociación Española de Abastecimiento de Agua y Saneamiento (AEAS) elaboró el estudio: “Aportación de carga biodegradable por textiles y diversos productos de limpieza a agua residual”. El mismo, pone de manifiesto la influencia de la carga orgánica de las toallitas higiénicas textiles en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) y, de manera general, en el conjunto de los sistemas de saneamiento y depuración (conducciones, redes, estaciones de bombeo…). En efecto, del estudio se desprenden datos llamativos y se demuestra que, al cabo de 5 días, el papel se disuelve en el agua casi en su totalidad (hasta un 90%). Sin embargo, el material del que están hechas las toallitas húmedas resiste cualquier centrifugado y depuración y, apenas se disuelve un 26% del total de su composición fibrotextil.

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) analizó 19 marcas de toallitas húmedas específicas para higiene infantil, llegando a la conclusión de que ninguna de ellas resultó ser ni desechable ni biodegradable; ni siquiera las 15 marcas que se anuncian como tales, lo que nos da una idea de las graves consecuencias económicas y medioambientales de este fenómeno. Y es que ninguna de las toallitas analizadas se degrada después de dos meses más allá del 5%, cuando deberían superar el 60% para ser consideradas como biodegradables.

Por otra parte, los propios fabricantes de bombas de aguas residuales reconocen esta problemática y luchan contra ella incorporando nuevos sistemas antiatasco, que en la mayoría de los casos no son suficientes.

Todo ello provoca importantes costes de mantenimiento de las infraestructuras del Servicio Municipal de Aguas de Almería. Los últimos datos, del año 2019, Aqualia calcula que se emplearon 222.221,91 euros en reparaciones y desatascos por culpa de las toallitas húmedas, recurriendo hasta en 57 ocasiones al uso de un camión pluma con distintas bombas para expulsar las toallitas que obstruyen e impiden el correcto funcionamiento de las plantas. Estos camiones impulsan el agua sucia hacia la depuradora para proceder a su reparación o limpieza en casos de atasco, rotura o sobrecalentamiento por la cantidad de toallitas.

La brigada encargada del camión de saneamiento actuó en 148 ocasiones para limpiar los bombeos, llenos de toallitas que impedían su correcto funcionamiento. En total, se retiraron un total de 1020,1 toneladas de residuos, de las que un alto porcentaje eran toallitas, de las distintas depuradoras de Almería y del emisario de Costacabana.

El camión de saneamiento atendió 296 atranques de la red general de alcantarillado y limpió 2.814 acometidas de saneamiento, lo que se traduce en 3.642,34 horas de trabajo, o, lo que es lo mismo, un camión por la mañana y otro por la tarde solo para atender a atascos de toallitas. En estos trabajos de desatascos de la red general de alcantarillado y acometidas se extrajeron 894’5 m3 de residuos (894.500 litros).

El vertido de toallitas al váter se ha convertido en un problema a nivel internacional. En nuestro país, AEAS estima que las toallitas que se tiran al inodoro incrementan entre 4 y 6 euros por persona y año los costes de mantenimiento, tratamiento y depuración de las aguas residuales.

En Europa, la asociación homóloga (EurEau) indica que el gasto que generan las toallitas es de entre 500 y 1.000 millones de euros al año.

Estamos, pues, ante un problema no sólo medioambiental que es insostenible, sino también ante un problema económico que genera un incremento de gasto por ciudadano. Debemos tener en cuenta, como sociedad, que una conducta responsable en el uso del agua debe ir encaminada no sólo a un consumo racional del recurso, sino también a la correcta devolución del mismo a su entorno natural con todas las garantías de sostenibilidad.

Por todo ello, y en virtud de lo expuesto, el Grupo Municipal de PODEMOS insta al Pleno del Ayuntamiento de Almería a adoptar los siguientes

 

ACUERDOS

Primero – Impulsar, desde el Área de Sostenibilidad Ambiental, una campaña de concienciación ciudadana acerca de las consecuencias económicas y medioambientales del vertido inadecuado de toallitas higiénicas y de limpieza.

Segundo – Instar al Gobierno de España a impulsar las modificaciones legislativas necesarias de cara a regular, o prohibir, la puesta en el mercado de toallitas húmedas y de limpieza fabricadas con materiales no biodegradables, y en especial las que contengan materiales plásticos en su composición.

Tercero – Instar al Gobierno de España a impulsar las modificaciones legislativas necesarias para que en el etiquetado de las toallitas húmedas figure de forma destacada la advertencia de que deben ser desechadas en la papelera o en la basura, y de que no deben tirarse por el inodoro por el peligro que implican de atascar los sistemas de evacuación, saneamiento y depuración de aguas residuales.

Cuarto – Dar traslado del presente acuerdo a la Diputación Provincial de Almería, animando a que los distintos Ayuntamientos de la provincia adopten iniciativas similares.

 

 

En Almería, a 16 de enero de 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Mateos Campos

Portavoz del Grupo Municipal PODEMOS