Moción Pirotecnia Cero en Almería

El Grupo Municipal de Podemos, al amparo de lo dispuesto en el artículo 72 del Reglamento Orgánico del Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Almería y conforme a lo establecido en el artículo 97 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, presenta para su debate y aprobación, si procede, la siguiente

 

MOCIÓN PARA QUE SE REGULE EL USO DE PIROTECNIA POR SU IMPACTO NEGATIVO EN ANIMALES Y PERSONAS CON HIPERSENSIBILIDAD SENSORIAL

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Aunque se los considera sinónimos de fiesta y alegría, los fuegos artificiales son muy perjudiciales y nocivos tanto para el medio ambiente, como para la salud, provocando ruidos, contaminación, alteración del comportamiento de la fauna, lesiones físicas por su uso inadecuado, e incluso riesgo para la integridad de los bienes, dándose situaciones de daños e incendios en viviendas y propiedades.

Por otro lado, cabe reseñar las grandes molestias que el uso y lanzamiento de estos productos ocasiona en las personas, y en los animales tanto de compañía (perros y gatos que sienten terror), como  silvestres, que sufren los mismos trastornos.

Las personas con trastornos del espectro autista (TEA), con hipersensibilidad auditiva, bebés y ancianos, además de los animales, son quienes más sufren, ya que su sentido del oído está más potenciado y suelen no comprender la situación. Esto hace que lo que para algunos es una diversión, para otros sea casi una tortura.

Nuestros animales tienen un oído hasta cuatro veces más sensible que el de los humanos por lo que un simple petardo puede constituir un tremendo estruendo para nuestras mascotas. Como consecuencia, es frecuente que luego puedan manifestar miedo a salir o por el contrario, se escapen y su conducta se vuelva totalmente errática.

El uso de pirotecnia les genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y/o muerte. Los efectos en los animales son diversos y de diferente intensidad y gravedad. Los perros suelen sentir temor y al huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse. Las aves reaccionan frente a los estruendos con taquicardias que pueden provocarles la muerte; los gatos suelen correr detrás de los explosivos por simple curiosidad pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse en caso de explotar, así como también sufren los mismos efectos que algunos perros y aves, provocándoles un terror incontrolable.

Estudios como el liderado por los investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) nos advierten de que muchas de las partículas que contiene el humo de los fuegos artificiales son bio-reactivas y pueden afectar la salud humana, con efectos más agudos en personas con antecedentes de asma o problemas cardiovasculares.

Según un informe técnico de la asociación nacional de veterinarios Avatma, sobre los efectos de la pirotecnia en animales, «el miedo es una respuesta emocional que aparece cuando el individuo se enfrenta a un estímulo o a una situación amenazante, constituyendo un mecanismo de adaptación o supervivencia ante situaciones que podrían llegar a resultar peligrosas. Se trata de una respuesta normal y adaptativa que conlleva cambios tanto fisiológicos como conductuales».

Según señalan numerosos expertos y asociaciones, los ruidos que acompañan los grandes espectáculos pirotécnicos convencionales supera en la mayoría de casos el umbral máximo acústico a partir del cual se puede generar daños en el oído. Además de trastornos anteriormente mencionados en animales y personas.

Desde el Grupo Municipal de Podemos, somos conscientes de que es habitual que tanto el Ayuntamiento en determinados eventos, como el celebrado el pasado sábado 26 de diciembre, Día del Pendón, como la ciudadanía utilice tracas, petardos, bengalas, cohetería y productos pirotécnicos de distinto tipo durante las fiestas y celebraciones, pero creemos necesario compaginar la celebración con la convivencia garantizando la seguridad de las personas, los bienes y los animales e impidiendo que la diversión de algunos sea más importante que el sufrimiento de otros, demostrando además, que una sociedad empática es una sociedad evolucionada.

De hecho, cada vez más ciudades españolas, europeas y del mundo entero han aprobado o están debatiendo utilizar los llamados fuegos artificiales «silenciosos», una alternativa de bajo ruido, que evita el uso de proyectiles explosivos de gran calibre y detonaciones contraladas, con el fin de disminuir de manera notable el nivel de estruendo, pero manteniendo la belleza y espectacularidad en las coreografías y el uso del color. Baste citar los siguientes ejemplos:

– Reino Unido, donde se ha apostado por un entretenimiento visual sin estrés acústico.

– El Ayuntamiento de Antequera propuso que en la feria de agosto 2019 se optara por los fuegos artificiales “silenciosos” luciéndose más en la coreografía y evitar así los prejuicios en la salud de ciertos sectores de la sociedad.

– En la feria de San Bernabé en Marbella se empezaron a usar los fuegos artificiales “silenciosos” en marzo del 2017.

– Dos Hermanas aprobó en el pleno municipal “pirotecnia cero” en julio de 2019.

– La comisión de Presidencia del Cabildo de Tenerife, aprobó una moción sobre la reducción de decibelios en fiestas con pirotecnia de la Isla en mayo 2017.

– El Ayuntamiento de Nerja apostó por los fuegos artificiales “silenciosos” desde junio del 2019.

– Roma, Argentina y las Islas Galápagos prohibieron los fuegos artificiales ruidosos.

Con esta moción pretendemos garantizar la calidad y belleza del espectáculo visual  de la pirotecnia, pero disminuyendo notablemente el nivel de ruido producido por los estruendos de los fuegos artificiales, mediante el empleo de los fuegos silenciosos.

Por todo ello y en virtud de lo expuesto, el Grupo Municipal PODEMOS insta al Pleno del Ayuntamiento de Almería a adoptar el siguiente

 

ACUERDOS

Primero: Que se promuevan campañas informativas sobre los problemas que la pirotecnia genera en los animales y personas con hipersensibilidad sensorial, que  conciencien para  evitar el uso abusivo e inadecuado de productos pirotécnicos en las fiestas y eventos justificados, protegiendo nuestra calidad de vida, estableciendo niveles óptimos de confort acústico.

Segundo: Crear en las celebraciones y cabalgatas de la ciudad un espacio sin ruido, donde, en un intervalo determinado (por ejemplo, de 300 metros) se deje de tocar o emitir música y gritar, para que esos niños y niñas con TEA puedan disfrutar a partir de ahora de una actividad de ocio que no podían disfrutar hasta el momento debido a su hipersensibilidad  al ruido.

Tercero: Que a partir de ahora se usen en todas las exhibiciones y eventos promovidos por el Ayuntamiento de Almería, pirotécnicas no nocivas, los llamados fuegos artificiales “silenciosos”, para que toda la ciudadanía pueda disfrutar de un espectáculo de luces sin que sufran las personas con enfermedades que las hacen hipersensibles al ruido, ni tampoco los animales ya sean domésticos o salvajes.

Cuarto: Que se regule en la ordenanza municipal de Medio Ambiente la utilización de petardos y artefactos pirotécnicos en la vía pública, restringiendo su uso a profesionales dentro de la programación de las fiestas o eventos sociales justificados,  acotando  su horario y el lugar determinado y considerado apto para el emplazamiento de los artefactos pirotécnicos, de forma que se reduzca al mínimo su impacto negativo y que se pueda alejar a los animales de esas zonas durante los horarios de ruido. Así como regular el uso de petardos y fuegos artificiales por particulares de forma que produzcan la menor molestia posible a la ciudadanía y se haga un uso responsable de estos artefactos explosivos.