Con mucho descaro y ningún disimulo

El pasado martes 26 de febrero, nos invitaron a la XII Entrega de Premios «Alcazaba», celebrada en el majestuoso Teatro Cervantes de la Capital. Acudimos a la cita pues, al igual que la Asociación patrimonialista Amigos de la Alcazaba, nuestro grupo municipal también es un fuerte defensor del Patrimonio de nuestra tierra.

Amigos de la Alcazaba otorga cuatro categorías de premios para personas destacadas que, por su labor, contribuyen a la difusión y defensa de nuestro patrimonio local. Este año, los premiados han sido el fotógrafo Carlos Pérez Siquier, el historiador Valeriano Sánchez Ramos, la empresa Grupo Regente Joyería y la Diputación de Almería.

No obstante, Amigos de la Alcazaba, cada año se reserva un premio negativo, el famoso «chumbo espinoso», que otorga, precisamente, a quién con su labor contribuye a la destrucción y deterioro de nuestro patrimonio. Este año, el «chumbo» ha sido otorgado al Alcalde de Almería y al Equipo de gobierno del Partido Popular, por su decisión de eliminar tanto el Monumento a los Mártires de la Libertad, como los árboles centenarios de la Plaza de la Constitución.

Y, ahora viene la alusión al título de este artículo pues, cual fue la sorpresa de todos los presentes, cuando María Vázquez, primera teniente de alcalde y, Diego Cruz, concejal de cultura, se presentaron en el Teatro para recoger el «premio» y, en cierto modo, reventar el acto. María, leyó una carta que (escribió?) el señor Alcalde o, más bien, su asesor de comunicación, en la que, con muchísimo descaro y sin ningún disimulo se dedicó a relatar a todos los presentes que, como ellos «habían ganado las elecciones» ya podían hacer y deshacer a su antojo sea en la Plaza Vieja o donde se les antoje pues «así lo decidieron las urnas».

Y así, amigos es cómo, este equipo de gobierno, se legitima en un número de votos para llevar a cabo sus políticas, a pesar de no tener mayoría absoluta y, tener en contra a gran parte de la población almeriense, entre ellos, colegios de profesionales como el Colegio Oficial de Arquitectos o el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas, así como numerosas asociaciones de vecinos, ecologistas, partidos políticos y particulares que presentaron hasta 117 alegaciones para que el PP pusiera freno al sinsentido que quiere realizar en nuestra plaza más representativa.

Nosotros nos preguntamos: ¿Es legítimo apoyarse en los resultados de las urnas para hacer lo que te venga en gana? Probablemente sea legítimo, pero de lo que estamos seguros es de que NO es democrático.