Almería, la ciudad de los despropósitos

Como si de un grupo de caciques se tratase, desde que el nuevo equipo de Gobierno tomó posesión hace algo más de un año tras los últimos comicios municipales, todo lo que han venido realizando en la capital ha sido un despropósito tras despropósito. Y con la connivencia bien avenida de los medios de comunicación afines (todas las cabeceras locales están a su servicio), para engañar al ciudadano de la manera más lucrativa posible (para los medios, claro), a base de titulares que escondan la dura realidad que atraviesan no sólo los vecinos sino el mal estado de la ciudad.

El Partido Popular abandera como si se le fuese la vida en ello el «buen hacer» de su equipo de gobierno pero, lo cierto es que, todas las medidas de calado que han adoptado han tenido una fuerte oposición ciudadana. Y les da igual. Desde el despropósito de quitar los árboles y el Pingurucho de la Plaza Vieja, hasta subir la tarifa del agua un 20% a la ciudadanía, por capricho de la Concejal delegada de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, pasando por dinamitar la acción vecinal mandando desalojar la sede de la AAVV de Regiones, con una misiva en la que, a Paola Laynez, Concejal delegada de Participación Ciudadana, le faltó llamarles okupas.

Y sí. Les lucra porque engañan y hay quien cree sus mentiras. Por poner un ejemplo: Margarita Cobos mintió cuando nuestra Portavoz, Carmen Mateos, acompañada de José María Calaforra, Catedrático de Geología de la Universidad de Almería, dieron una rueda de prensa tratando el tarifazo y evidenciando la falta de estrategia, estudios, informes y análisis de impacto ambiental que la decisión tomada por el PP, puede acarrear para el acuífero del Bajo Andarax. Tras nuestra rueda de prensa, los medios fueron a hacerle un canutazo a la señora Cobos, y ella, no se cortó un pelo en desmentir lo que el Catedrático denunciaba en su intervención sino que, además, citó como si fuese un informe técnico, un artículo académico que realizó la Universidad de Israel junto con la UAL tratando el tema del agua y que, por cierto, la señora Cobos ni se ha molestado en leer pues el artículo, que no informe, da la razón a nuestra tesis sobre la desaladora y no a la señora Cobos. Por cierto, señora Cobos, si lee este artículo, quiero que sepa que el artículo del que usted se hace eco y lo interpreta como quiere lo dirigió el Departamento que coordina José María Calaforra.

El Partido Popular desprecia a Almería y a los almerienses, desprecia la participación ciudadana, desprecia a los servicios públicos, privatizando cualquier servicio que pueda aportar beneficio al ciudadano.

Y es que los despropósitos no cesan ni por período estival. Los últimos, por hacer un pequeño balance:

  1. La «peatonalización» del Paseo de Almería: caos de tráfico durante los primeros días, una intervención cutre y chapucera con unos stencils pintados en el suelo (por cierto, un suelo ni arreglado ni nivelado) y con un toldo que cuesta la friolera de 100.000€ para que no pase nadie pues los peatones prefieren seguir andando por la acera. Una peatonalización que llega tarde, sin atender al Plan de Movilidad Sostenible y cuando el centro ya lo han matado. El último en huir ha sido el «bueno de Amancio», cerrando el Zara del Paseo.
  2. Desalojo de las AAVV: El pasado 23 de julio, la Concejal delegada del Área de Participación Ciudadana (menudo eufemismo viniendo del PP), ha mandado desalojar a las Asociaciones de Vecinos San Isidro y San Gabriel del inmueble que vienen disfrutando desde hace más de 40 años. Y encima, cuando les sacan los colores en la prensa se atreve a mentir descaradamente diciendo que «en ningún momento se les ha pedido que abandonen el centro vecinal». Bueno, tenemos la prueba de que miente y la adjuntamos más abajo.
  3. El Cooltural se va de La Hoya (y menos mal): Otro despropósito más. Se gastan cientos de miles de euros en acondicionar esta zona para hacer unos conciertos sin tener en cuenta que en el Barranco de La Hoya se encuentra el Centro Experimental de Zonas Áridas, dependiente del CSIC, con una reserva de gacelas en peligro de extinción. ¿Para qué? Pues para tener que recular, ya le dijimos que los animales podrían sufrir de estrés y el PP erre que erre. Menos mal que al final han reculado, pero no deja de ser otra evidencia de los despropósitos a los que nos tiene acostumbrados el equipo de gobierno.

Lo que el Partido Popular ha conseguido tras casi 20 años en el mando de esta ciudad ha sido dinamitar la participación vecinal y la ciudad pues, sólo se acuerdan de los vecinos para mendigar sus votos en período de elecciones, al igual que sólo se acuerdan de la ciudad para maquillarla de cara a los comicios. Almería avanza a un ritmo tan lento que harán falta otros 4 años para que veamos alguna mejora por nuestra ciudad.

Hay barrios enteros que nadan entre basura, entornos que deberían estar hiper cuidados, están anegados de escombros y desechos, como el entorno de la Alcazaba o nuestras playas más insignes como la de Cabo de Gata.

Y es que el PP no ama Almería porque si amas, cuidas, y Almería no puede estar más descuidada.

Litrona rota en la Playa de las Salinas de Cabo de Gata
La carta enviada por Paola Playnez a los vecinos y en la que según ella «no les pide que abandonen el inmueble»
Tras más de un mes, así sigue una de las aceras de la Calle Largo Caballero tras una actuación de Aqualia
El entorno de la Alcazaba, nuestro monumento más insigne, rodeado de basura
Más basura en la Alcazaba